domingo, 18 de diciembre de 2011

GOTAS DE ROCÍO


Gotas de rocío
sencillas y frágiles,
mecidas suavemente entre
las hojas de los árboles.
Gotas critalínas
que caéis del cielo al suelo...

domingo, 4 de diciembre de 2011

BUSCANDO SETAS

Nuestra búsqueda de setas comestibles no tuvo éxito, este año no hay níscalos, pero al menos sirvió para tomar algunas fotos y disfrutar de un día en la naturaleza.





jueves, 1 de diciembre de 2011

CAEN LAS HOJAS



Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas, 
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento.

                                                     Juan Ramón Jiménez

lunes, 28 de noviembre de 2011

SENDERO SAN GINÉS - LUGAR NUEVO

Este sendero de dificultad Media-Alta, nos adentra en uno de los lugares más hermosos de éste singular espacio natural (P.N. Siera de Andújar), cruzando el corazón del Lugar Nuevo, zona especialmente protegida. Las veredas están muy marcadas y existen indicadores a lo largo de todo el camino, por lo que es difícil perderse. El sendero tiene unos 6 km. y su duración es de unas 2 horas aproximadamente.
Desde Andújar subiremos por la llamada Carretera de la Cadena, hasta la Ermita de San Ginés, donde dejaremos el coche.

Ermita de San Ginés

El camino se inicia en un carril de tierra que irá descendiendo hasta el arroyo del Gallo, lugar en el que son bautizados los peregrinos que hacen el camino al Santuario de la Virgen de la Cabeza por primera vez y en el que podemos encontrar  un monumento a las carretas que también toman éste camino; tras cruzarlo nos encontramos con un breve ascenso hasta el antiguo cortijo de Ruidera. Aquí el camino se convierte en una vereda, que tomaremos por un desvio a la derecha y que nos llevará hasta la puerta de entrada del Coto Nacional de Caza de "Lugar Nuevo", donde comienza el Parque Natural Sierra de Andújar. Este es uno de los parajes más hermosos y emblemáticos del Parque, donde no es difícil poder ver ciervos y gamos, entre otras especies.
Ahora el camino se convierte en una senda muy marcada por el paso de los peregrinos y los caballístas. A partir de aquí la vegetación comienza a cambiar y entre las jaras aparecen pinos piñoneros y negrales, pudiendo observar también especies como la encina, el quejigo, el madroño... y plantas aromáticas como el romero entre otros.
Monumento a las Carretas

Siguiendo la estrecha senda llegamos al Balconcillo, mirador donde se encuentra el monumento al Peregrino, lugar éste desde donde se divisa por primera vez en el camino, el Santuario de la Virgen de la Cabeza. Seguidamente comenzaremos a descender y tras atravesar otra puerta, llegaremos a otro tramo de carril (el camino de las carretas). Algo más adelante, a la izquierda, nos encontramos una fuente- abrevadero "La fuente del Madroño" y seguidamente la cuesta que da nombre a la fuente y que nos llevará hasta el puente romano, resto de una vía romana o también llamado Puente de la Virgen. Aquí también encontramos un túnel del antiguo trazado ferroviario que nunca llegó a construirse.

Monumento al Peregrino

Fuente del Madroño


Cuesta del Madroño

Madroño


Puente de la Virgen

Río Jándula


Atravesando el puente tomaremos a la derecha un carril en buen estado, que nos llevará al área recreativa de la recta o del Lugar Nuevo, donde podremos descansar, antes de volver al punto de partida. Si vamos con niños, lo ideal sería que aquí nos recogiera un vehículo para volver, por la carretera de la Alcaparrosa, hasta la Ermita de San Ginés.




viernes, 11 de noviembre de 2011

PANTANO DEL JÁNDULA Y POBLADO DE LA ALNCHA

Este pantano está situado en Andújar, provincia de Jaén, dentro del Parque Natural de la Sierra de Andújar.
Nuestro itinerario por la sierra  parte de la zona residencial de Las Viñas de Peñallana donde, en el Kilómetro 14,5 aproximadamente, y junto al restaurante Los Pinos, surge una carretera  a la derecha  que conduce a Los Escoriales (antigua explotación minera de hierro y plomo).
Desde esta carretera surge una pista que nos llevará al embalse del río Jándula o embalse de La Lancha, cuya vegetación de encinas adehesadas cubren el camino accidentado hasta alcanzar el pantano.

En el camino no es difícil avistar algún ciervo, gamo o muflón y con suerte algún lince. El lugar donde se encuentran el pantano y el poblado, es solitario y silencioso pero de una espectacular belleza.

La presa del Jándula se empezó a construir en febrero de 1927 y se dio por terminada oficialmente el 30 de junio de 1931.
El pantano del Jándula es un muro de 87m. de altura sobre el cauce del  río del mismo nombre, recubierto de sillares de granito. Su longitud es de 240m., tiene una capacidad de 322 hm3 y el lago artificial ocupa una superficie máxima de 1230 has".



Vistas desde el mirador de la Lancha
El poblado de la Lancha (del que hoy solo quedan ruinas, unas pocas casas y la iglesia) se levantó para la construcción de la Presa del Jándula. Al principio era un campamento, pero poco a poco se fue convirtiendo en un poblado debido a la gran magnitud de las obras de la presa y de la larga distancia que lo separaba de Andújar.
Foto antigua del poblado de la Lancha
En éste poblado llegaron a vivir unas tres mil personas, ya que junto a los trabajadores que participaban en la construcción de la presa se establecieron también sus familias. Este núcleo llegó a tener un alcantarillado, agua potable, luz y teléfono. También contó con edificios públicos como un puesto de la Guardia Civil o un hospital y una gran cuadra que albergaba a los animales de tiro, necesarios para el transporte de materiales.
La vida del pueblo transcurría entre la iglesia (que aún se conserva en bastante buen estado), que se usaba como escuela y el economato, donde acudían las familias para abastecerse de diversos productos. Para disfrutar del ocio se podía acudir a la cantina y al teatro.

Estado actual del poblado de la Lancha

Iglesia del poblado de la Lancha








martes, 1 de noviembre de 2011

OTOÑO

Como me gusta en otoño adentrarme en la Sierra de Andújar. Esa sierra llena de aromas, de sonidos, de matices...
Hace días que el sol ya no quema, que la sierra amanece cubierta de rocío. Los colores han cambiado del verdor, al ocre, al amarillo, al anaranjado...







Una sierra que se llena de frutos de otoño, del trino de los pájaros y del bramido del ciervo en la berrea.





Un otoño que nos deja unos preciosos amaneceres y unos increibles atardeceres.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...