domingo, 19 de julio de 2020

Fuerte de Navidad, Cartagena



Otra actividad  que podemos realizar en la visita a la ciudad de Cartegena, es el crucero por la bahía. Nosotros adquirimos la entrada con el bono Cartagena Puerto de Culturas. Con una duración de unas dos horas aproximadamente, navegaremos por la Bahía de Cartagena y descubriremos la importancia que ha tenido a lo largo de la historia.
El barco se sitúa en la zona del puerto deportivo, justo en frente de la Plaza de los Héroes de Cavite
Al comienzo del recorrido veremos la antigua base militar de submarinos y nos acercaremos al Muelle de la Curra, con su faro verde que data del siglo XIX. 






Tras pasarlo apreciaremos el famoso Fuerte de Navidad, declarado Bien de Interés Cultural en 1985. Aquí podemos parar para visitar el fuerte o seguir el recorrido, nosotros paramos para hacer la visita al fuerte que dura una hora aproximadamente y el barco continuó su paseo.






El fuerte de Navidad era pieza clave en el sistema defensivo de la Ciudad de Cartagena. Fue construido en el siglo XVII, aunque el edificio actual data de 1860. Situado en la parte derecha del puerto, frente a la Batería de Artillería de Santa Ana defendía,  junto a esta, la entrada al puerto de los ataques y hacían practicamente imposible el acceso a la bahía. El fuerte es de estilo neoclásico y cuenta con casamatas para ocho piezas de artillería en la planta baja.  Actualmente el Fuerte de la Navidad es el Centro de Interpretación de la Arquitectura Defensiva de Cartagena y el Mediterráneo. En el museo podemos ver una colección de fotografías de las baterías de artillería del Puerto de Cartagena que datan del 1901, el antiguo arsenal donde se guardaban los proyectiles y una exposición sobre la rehabilitación de la fortaleza después de su abandono casi total. También podemos ver las cocinas de la fortaleza y los dormitorios de los hombres que sirvieron aquí. Junto al fuerte se encuentra el Faro de Navidad. Este faro de color rojo forma pareja con el Faro de la Curra y se construyeron en el siglo XIX a la entrada del puerto para evitar el obstáculo natural de la losa del puerto o laja submarina que existe en las aguas de entrada y que tantos naufragios solía provocar.


















Una vez finalizada la visita del fuerte, volvemos a subir al barco turístico y terminamos la visita disfrutando de las vistas, disfrutando del mar, de sus sonidos y aromas y de la brisa. Yo recomiendo hacer la visita al atardecer, ya que todo adquiere un color especial.










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...